*

Zack Snyder: deja descansar en paz a Batman v. Superman

5 ABR 2018 / Cine

Zack Snyder: deja descansar en paz a Batman v. Superman

El director de la cinta ha dedicado los últimos meses a explicar lo innecesario, dando la razón a todos quienes critican la obra que lo sacó de DCEU.


Dicen que el que explica se complica, y tal al parecer es la situación en la que se ha metido el director de cine Zack Snyder. El padre del llamado Universo Extendido de DC, el universo cohesionado de cintas donde conviven las historias de Superman, Batman, Wonder Woman y Flash, fue removido de sus funciones y del control editorial de las películas de superhéroes de Warner luego del tibio recibiendo de Man of Steel y el divisivo desastre que significó el megaevento de Batman v. Superman. 

Las dos obras que cimentaban la historia que buscaba contar en Justice League y que le fue arrebatada y convertida en algo completamente diferente de la mano de Joss Whedon y su corte final de La Liga de la Justicia.

Ya han pasado dos años desde el estreno de Batman v. Superman y uno pensaría que Snyder ya dio vuelta la página. Sin duda los espectadores ya lo hicieron, al dar su preferencia al tono más optimista y heroico que tuvo Wonder Woman, en lugar del mundo sombrío y alegórico de tanto Man of Steel como de El Amanecer de la Justicia.

Pero no.

Volcado en la red social que el patrocina, Vero, una suerte de paraíso digital al que acuden solo los viudos de la obra de Snyder, el director ha convertido su línea de tiempo en una serie de explicaciones sobre la película que rayan en lo absurdo. Parece tan empecinado en demostrar que su obra es tan superior y llena de contenido más allá de lo evidente que termina pareciendo un humorista que tiene que explicar su propio chiste.

Tomemos por ejemplo esta imagen subida durante esta semana, en donde habla de la escena en la que Bruce despierta de una de sus múltiples pesadillas, acostado junto a una bella dama.

“El Mapplethorpe sobre su cama fue escogido para representar lo erótico como una droga que Bruce usa para momentáneamente olvidar su dolor”, refiriéndose a la pintura que está sobre la cama. ¿Realmente necesitaba explicar eso? Algo que realmente queda bastante claro al ver la escena -sobre todo en la versión extendida donde además de alcohol, vemos unas pastillas-. ¿Realmente cree que la audiencia no comprende la metáfora del sexo como droga que ha sido usada mil veces?

Pero Snyder no sólo se ha encargado de dar explicaciones innecesarias, sino que, y peor que estas, están las que hace para demostrar que su película es mucho más profunda de lo que pensamos, detalles que quizás si la cinta hubiese sido interesante nos hubiese encantado encontrar, pero que ahora saca a relucir como si nada, y justo a dos años del estreno de la película. Tomemos otro ejemplo de sus explicaciones, en donde habla de por qué Batman utiliza una lanza con kriptonita en vez de un artefacto más tecnológico, rápido y letal (considerando que Batman tenía los recursos para hacerlo).

“Por qué con toda la tecnología a su disposición Batman construye una lanza… acá está por qué”.

Es cierto, no es la primera de las alegorías a Jesús que tiene la cinta, en donde vemos a Superman literalmente como un Dios en la Tierra, que muere por nosotros y luego resucita. Pero cuando el detalle te lo tiene que contar el director, por su celular, dos años después del estreno de la película y no te quedó claro al verla, simplemente es un detalle o una referencia que no resultó. Y es así de simple.

Sabemos que Batman v. Superman es una película extremadamente ambiciosa, y que por la obsesión de Snyder de darle a todo un sentido esotérico, al final se ve obligado a esconder sus detalles en cuadros y escenas dispersas, que no guían al espectador a encontrarlas. Una buena película no sólo no necesita explicarse dos años después, sino que todo lo contrario, entrega su sentido de forma narrativa, clara e inteligente.

Otras de sus aclaraciones son las que me gusta llamar “los planes que no fueron”, que son lo que hablan de como habría sido el futuro de las cintas de Snyder, ya que no se explican con ningún detalle de la película. Y acá hay dos ejemplos de eso. El primero, es la explicación de que el traje de Robin que aparece rayado no es de Jason Todd, sino que de Dick Grayson.

¿Hay algún sustento más que la palabra de Snyder para eso? ¿Más que alimentar el deseo por una saga que ya sabemos que no seguirá su rumbo? ¿Más que la necesidad de alimentar las peticiones y reuniones para pedir su corte de Justice League?

Pero quizás la madre de todas las respuestas innecesarias  estuvo cuando Snyder su puso a explicar la “pesadilla de Batman”, esa de los parademonios, el Superman déspota y la caja misteriosa. Una escena que resultó ser todo un misterio en cuanto a su impacto en la cinta, que tal como los trailers de la Liga que vemos cuando descifran los computadores de Luthor, parece mostrarnos hacia donde va el DCEU.

Un fan le pregunta a Snyder si la secuencia es un futuro alternativo en donde Bruce nunca forma a la Liga de la Justicia, algo que tendría sentido con la trama de la cinta: Batman entiende que debe crear a la Liga para evitar el futuro incierto. Pero, de la nada, Snyder comienza a hablar sobre Darkseid y la Ecuación Anti Vida.

“O que tal si alguien pierde a alguien cercano para ellos y eso lo vuelve susceptible a cierta Ecuación y termina culpando a cierto muciélago para eventos que Bruce no sabe nada al respecto”. Claramente sugiere lo que para muchos, era el futuro de la franquicia y el hilo conductor que tendría Justice League, la llegada paulatina de Darkseid al DCEU. Pero la única razón que tiene para explicar eso, es saber que ya no ocurrirá, y si no ocurrirá, entonces ya no tiene sentido hablar de aquello.

Muchos han comparado estas explicaciones a las que el mismo Rian Johnson tuvo que hacer con los cuestionamientos a The Last Jedi, pero hay una gran diferencia: Johnson salió a explicar su cinta la misma semana que estuvo en cuestionamiento. Snyder tuvo que esperar dos años y justo después de ver el desastre en el que se convirtió la Justice League de Joss Whedon, como una forma de decir “miren de lo que se perdieron” y seguir levantando la esperanza por un inexistente corte del director original.

Pero todo esfuerzo termina siendo artificial. Si el debate no comienza por los fanáticos, si el legado de la cinta es una bandera de batalla del propio director y no de quienes fueron a verla, entonces simplemente se está hablando de más de una película que simplemente necesita descansar y reposar para que sea la propia historia la que le de el lugar que merece.

Seguir leyendo