*

Zero y el Dragon Mágico: El doblaje que pudo arruinar la existencia de  Dragon Ball

26 FEB 2018 / Anime

Zero y el Dragon Mágico: El doblaje que pudo arruinar la existencia de Dragon Ball

Esta es la historia de las aventuras de Zero, Cachito y Zedaki que, por suerte, nunca llegaron a nuestras vidas.


Corría el año 1993 cuando en México decidieron que era momento de doblar el animé que la estaba rompiendo en el resto del planeta, Dragon Ball. Hasta ahí una idea brillante, pero que sorpresivamente terminó en un fiasco, debido a una equivocada decisión del estudio de doblaje que, incluso, pudo poner en riesgo que la creación de Toriyama llegara a nuestras tierras.

¿Cuál fue el grosero error que cometió el estudio Video Doblajes SA? Basarse en una versión estadounidense desechada de Harmony Gold para adaptar la serie a nuestra lengua.

Fue así como nació Zero y el Dragon Mágico, el primer doblaje latino de Dragon Ball.

La versión tenía varias curiosidades, algunas más inexplicables que otras.

La más obvia fue el nombre del anime, Zero y el Dragón Mágico, una herencia de la versión gringa, que de haberse mantenido en el tiempo hubiese alterado para siempre la historia de la saga ¿Se imaginan estar viendo todos los sábados en la noche Zero y el Dragón Mágico Super?

Pero no contentos con eso, también modificaron los nombres de gran parte de los personajes.

Fue así como a nuestro querido Goku lo llamaron Zero, al carismático Yamcha Zedaki, a Uolong Mao Mao, a Pilaf el Marciano y a Mai Fémina (Trunks, de la que te salvaste). Igual, nada tan grave como lo que le hicieron a Krilin al renombrarlo como Cachito (de la que te salvaste 18).

Si bien esta versión fue un fracaso comercial y se canceló con 60 capítulos, luego de que, según reconoció el mismo director del doblaje, Rafael Rivera, se negara a la petición regrabar los nombres de los personajes, siguió estando presente en por lo menos en los primeros 60 episodios la versión que conocemos, ya que en Estudios Salgados (quienes rehicieron el doblaje) se basaron en la traducción de Zero y el Dragón mágico, aunque aplicaron censura que no existía en el doblaje original.

Por ejemplo, el hecho de que Roshi lanzara una “Onda glaciar” en vez del “Kame Hame Ha” para apagar la montaña de Ox Satan es un resabio del primer doblaje. También que llamaran “esferas de fuego” a las esferas del dragón y Marciano a Pilaf.

Cuando desde el episodio 61 asume Intertrack el actual doblaje (compañía que dobló el animé hasta GT), casi todos estos detalles fueron modificado, borrando oficialmente la existencia de Zero y el Dragon Mágico.

Aunque un par de legados de Zero y el Dragón mágico quedaron intactos hasta hoy, como el del nombre de Kame-Sen’nin, al que conocemos como Maestro Roshi, y el de Gyūmaō , Ox Satan para nosotros.

Fue así como las aventuras Zero, Cachito , Zedaki y la búsqueda de las esferas de fuego, pasaron a mejor vida y Dragon Ball pasó de ser un fracaso a convertirse en el fenómeno que es hoy.

Seguir leyendo