*

FBI arrestó a empresario que afirmaba tener una pastilla para prevenir el coronavirus

26 MAR 2020 / Actualidad

FBI arrestó a empresario que afirmaba tener una pastilla para prevenir el coronavirus

Keith Middlebrook vendía pastillas y fórmulas inyectables para curar la enfermedad a través de redes sociales. Además, afirmaba trabajar con Magic Johnson.


El Departamento de Justicia de California arrestó a Keith Lawrence Middlebrook, actor, entrenador y empresario, que pregonaba tener una cura para el coronavirus. Sin embargo, como podrían haber imaginado esta era falsa, convirtiéndose en el primer caso federal relacionado con el COVID-19.

Según reporta The Verge, Middlebrook había promocionado pastillas “para prevenir el coronavirus” en Instagram. De acuerdo a sus publicaciones y su descripción, él mismo las habría “inventado” y aseguraba tener una fórmula inyectable que curaría la enfermedad.

Middlebrook también afirmaba en la red social que el jugador de básquet, Earvin “Magic” Johnson, estaba involucrado en su cura y que era parte de los cabecillas de “la compañía”. Según varias publicaciones de Instagram, el “creador” de las pastillas buscaba gente que invirtiera en su proyecto, y usaba el nombre del jugador como aval.

Si bien Middlebrook tiene amigos deportistas y algunas celebridades, por su participación en algunas producciones de Hollywood y su rol como entrenador, según el Departamento de Justicia de California, nadie, además de él mismo, habría invertido en su proyecto.

El empresario fue arrestado después de entregarle el producto a un agente encubierto del FBI, quien había comprado sus pastillas y la fórmula inyectable. De acuerdo a los registros de la corte de California, Middlebrook fue arrestado en el 2014 por fraude de tarjetas de crédito, pero el caso fue descartado en el 2016 por falta de pruebas.

El Departamento de Justicia afirma que Middlebrook habría conseguido más de dos millones de visitas, tanto en YouTube como en Instagram y que habló con dos personas para hacer inversiones, con el fin de producir sus “curas” en masa. Ahora se enfrenta a 20 años de prisión después de ser acusado de fraude electrónico.

Por el momento no existe una vacuna o un tratamiento específico para el COVID-19, aunque varios investigadores se encuentran haciendo pruebas clínicas para ambos.

Seguir leyendo