*

Nintendo regaló una Game Boy original a una anciana enferma que rompió la suya

25 FEB 2020 / Videojuegos

Nintendo regaló una Game Boy original a una anciana enferma que rompió la suya

A los 95 años, la madre de Kuniko Tsusaka enfermó gravemente, y al mismo tiempo, su consola portátil que tenía desde 1989 había dejado de funcionar.


Kuniko Tsusaka reveló una historia que conmovió a todo el mundo e involucra a Nintendo. Según comentó, desde la compañía le ayudaron a su madre cuando estaba enferma, regalándola una Game Boy original que ansiaba.

La ya fallecida madre de Kuniko era una aficionada a jugar Tetris y, de acuerdo a su hija, la mujer pasaba horas jugando en su Game Boy original que usaba desde 1989 e iba reparando cada cierto tiempo.

Sin embargo, a los 95 años la madre de Kuniko cayó gravemente enferma. Para empeorar más la situación, su consola portátil dejó de funcionar repentinamente. Esto ya había pasado antes y no habían tenido problemas para reparar la Game Boy, sin embargo, finalmente la consola no pudo ser reparada ya que no encontraban las piezas, ni ningún modelo asequible en Chiba, donde vivían.

En ese escenario, el nieto de Tsusaka le dio una brillante idea: escribirle una carta a Nintendo, ya que la empresa podría ayudar. Fue así que ella y su madre le enviaron una carta a la compañía, pidiéndole reparar la consola y, adjuntando el aparto roto, enviaron el paquete con todas las esperanzas.

En menos de una semana, Tsusaka y su madre recibieron un paquete por parte de Nintendo, el cuál traía una Game Boy original completamente nueva, y un mensaje, que indicada que no podían reparar la consola, ya que no siguen contando con los componentes. Sin embargo, la compañía poseía una copia de la consola guardada y no dudó en compartirla con la aficionada anciana.

Lamentablemente la madre de Tsusaka murió recientemente a los 99 años, por lo que su hija decidió compartir la historia de su madre a través de una carta enviada al diario japonés Asahi Shimbun. Inevitablemente la carta se ha vuelto viral.

Tsusaka afirma que su madre estaba feliz de poder jugar a Tetris hasta casi sus últimos momentos, “Allá, en el cielo, estoy segura de que está feliz”, contó en la carta.

Seguir leyendo